Tipos de oclusión dental: ¿cómo es la posición de los dientes ideal?

Tipos de oclusión dental: ¿cómo es la posición de los dientes ideal?
Índice 1.- ¿Qué es la oclusión dental?2.- ¿Cómo es la oclusión dental ideal?3.- ¿Qué tipos de oclusión hay?3.1.- Oclusión ideal3.2.- Maloclusión4.- Causas de la maloclusión dental5.- Tratamientos para corregir la oclusión dental5.1.- Ortodoncia interceptiva5.2.- Ortodoncia5.3.- Carillas dentales6.- Bibliografía

Todos queremos tener una sonrisa perfecta y, aunque la estética es algo importante, muchas veces no nos percatamos de que la oclusión dental va mucho más allá de unos dientes bien o mal colocados. Como verás en este artículo, de la oclusión dental depende, en gran medida, nuestra salud y bienestar oral.

¿Qué es la oclusión dental?

La oclusión dental se refiere a la relación que existe entre los principales elementos de nuestra boca: los huesos maxilares (maxilar superior y mandíbula) y los dientes. Por tanto, hace referencia a la manera en la que los dientes superiores e inferiores encajan cuando una persona cierra la boca.

Como ya hemos avanzado, la forma en la que los dientes interaccionan y contactan entre ellos determina, en gran medida, algunas de las funciones más importantes de nuestro día a día. Por ejemplo, comer, respirar o hablar. Esto hace que una oclusión dental correcta sea fundamental a la hora de prevenir numerosos problemas y enfermedades orales.

¿Cómo es la oclusión dental ideal?

A medida que el individuo crece, también se van formando sus estructuras faciales. Los huesos craneofaciales, los dientes y los tejidos de la boca se desarrollan en función de determinadas circunstancias (genética, hábitos…). A continuación, te vamos a contar cómo debe ser este desarrollo para tener una oclusión dental correcta.

  • Relación entre las arcadas dentarias: los dientes de la arcada superior cubren ligeramente los de la arcada inferior.
  • Alineación de los dientes: los dientes deben estar alineados, sin apiñamiento o diastemas (espacios) entre ellos. Cada diente debe tener un contacto proximal con las piezas dentales vecinas, a excepción del último molar. Es decir, no debe haber espacios que impidan el contacto. Además, cada diente tiene que ocluir con su pieza dental antagonista. Esto es, con la pieza dental que realiza su misma función y está en su misma posición, pero en la arcada opuesta.
  • Relación de los caninos: los colmillos juegan un papel crucial en la oclusión dental, ya que sirven de guía para el resto de dientes de la arcada. Por eso, es necesario que la punta del canino superior encaje en el espacio existente entre el canino inferior y el primer premolar inferior.
  • Puntos de contacto y masticación: existe un contacto simultáneo entre los dientes de la arcada superior y los de la inferior. Asimismo, hay una correcta distribución de las fuerzas, ya que las cargas de la masticación están bien repartidas. Como los dientes están correctamente colocados, no hay ninguno que sufra más que otro cuando el paciente mastica.
  • Líneas medias: las líneas medias de las arcadas superior e inferior coinciden entre sí. En otras palabras, podemos decir que la sonrisa está centrada en la cara.
Los principales tratamientos para corregir la oclusión dental son la ortodoncia interceptiva, la ortodoncia y las carillas.

¿Qué tipos de oclusión hay?

Cuando hablamos del tipo de mordida, podemos distinguir dos tipos de oclusión: una oclusión dental correcta y una mala oclusión dental.

Oclusión ideal

Es el tipo de oclusión ideal o deseada. En este caso, los dientes presentan una posición y una alineación determinadas. Además, las piezas dentales inferiores y las superiores coinciden.

En una oclusión dental correcta, los incisivos superiores deben tapar hasta un tercio de los inferiores. Lo mismo ocurrirá con los caninos superiores, que tendrán que cubrir un tercio de sus antagonistas.

Por su parte, los molares siguen el patrón de los anteriores y deben encajar con sus homónimos. Por lo demás, en la oclusión ideal los dientes se ven bien alineados, sin espacios entre ellos y sin apiñamiento.

Maloclusión

Hablamos de una mala oclusión dental cuando existe cualquier tipo de irregularidad que impide una oclusión correcta. En estos casos se requiere un tratamiento de ortodoncia para corregir los daños que la maloclusión pueda causar en la salud bucodental.

La maloclusión no solo es un problema estético, sino que implica complicaciones como una mayor tendencia a desarrollar caries, gingivitis y periodontitis (piorrea), así como a sufrir desgastes y fracturas dentales (debido a los contactos inadecuados entre los dientes). Además, una oclusión incorrecta también hace a la persona más propensa a padecer dolores recurrentes en mandíbula, oído, cabeza o cuello.

Causas de la maloclusión dental

Una oclusión dental defectuosa puede estar causada por varios motivos:

  • Genética: con mucha frecuencia, el factor hereditario es determinante en una mala oclusión. Por ejemplo, puede estar relacionado con un tamaño más pequeño de los huesos maxilares, lo que puede causar apiñamiento (ya que los dientes no caben).
  • Defectos congénitos: el labio leporino y el paladar hendido también pueden ser la causa de una oclusión dental incorrecta.
  • Malos hábitos infantiles: chuparse el dedo más allá de los tres años, abusar del chupete, presionar los dientes contra la lengua o respirar por la boca suelen derivar en malformaciones en los huesos maxilares.
  • Pérdida prematura de dientes de leche: la ausencia de un diente deja un espacio vacío que el resto de piezas dentales tratan de ocupar. Esto, como no podía ser de otra manera, provoca alteraciones en el alineamiento. Además, la pérdida temprana de los dientes temporales provoca trastornos en la erupción de los definitivos.
Pide cita sin compromiso

Tratamientos para corregir la oclusión dental

Para poder lograr una buena oclusión existen varios tratamientos, que se aplicarán en función del tipo de maloclusión que presente el paciente. Las principales soluciones son las siguientes:

Ortodoncia interceptiva

La ortodoncia interceptiva engloba una serie de aparatos que se utilizan durante la infancia, normalmente entre los seis y los 11 años (disyuntores de paladar, máscaras faciales…). Estos dispositivos sirven para corregir el crecimiento de los huesos maxilares, lo que es el origen de numerosas maloclusiones dentales. De hecho, su corrección temprana evita tener que recurrir a tratamientos más largos y complejos durante la adolescencia o la edad adulta.

Ortodoncia

La ortodoncia es un tratamiento que se lleva a cabo en adolescentes y adultos. Sirve para alinear los dientes mediante una serie de micromovimientos graduales y controlados sobre los dientes. Para ello, existen distintos aparatos a los que se puede recurrir, de acuerdo a las necesidades y las preferencias de cada paciente: ortodoncia invisible, ortodoncia lingual, brackets metálicos, brackets de zafiro, etc.

La ortodoncia es la solución más común y la más recomendada en la mayoría de los casos. Eso sí, para maloclusiones de carácter muy leve se puede valorar otra opción: las carillas.

Carillas dentales

Las carillas dentales son unas finas láminas de porcelana o composite. Permiten corregir pequeños defectos relacionados con la posición, el tamaño, el color y la forma de los dientes.

Por ello, aunque no están indicadas en todos los casos, las carillas pueden ser una buena solución cuando el paciente presenta una maloclusión muy leve, como una pieza dental ligeramente torcida o que sobresale mínimamente.

La importancia de una buena oclusión dental va, pues, mucho más allá de una preocupación estética, como ya se ha mencionado anteriormente. Un tratamiento para conseguir una mordida correcta facilitará la higiene bucodental (lo que reducirá el riesgo de padecer distintas enfermedades orales), evitará dolores cotidianos y servirá para prevenir desgastes y fracturas dentales.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender el concepto de oclusión dental y a conocer su importancia para nuestra salud y bienestar. De todas formas, si tienes dudas o quieres saber si tu mordida es la correcta, puedes llamar a nuestras clínicas y solicitar tu primera consulta con un ortodoncista.

Bibliografía

Dra. Laura Obradors
Dra. Laura Obradors

Ortodoncista y especialista en Prótesis / Directora Médica en Abaden Dentistas

Licenciada en Odontología | Universitat Internacional de Catalunya.

Máster Damon | Clases impartidas por los Doctores Ramón Perera y Rafael García-Espejo

Máster Invisalign | Manuel Román Academy

Máster en Terapia Neural y Odontología Neurofocal | Universitat de Barcelona