¿Cómo se realiza una tartrectomía? ¿Cuántos tipos hay?

¿Cómo se realiza una tartrectomía? ¿Cuántos tipos hay?
Índice 1.- ¿Qué es una tartrectomía?2.- ¿Cómo se realiza una tartrectomía?3.- Tipos de tartrectomía3.1.- 1. Tartrectomía supragingival3.2.- 2. Tartrectomía subgingival4.- ¿Cuánto dura una tartrectomía?5.- ¿Qué hacer después de una tartrectomía?5.1.- No comer ni beber hasta una hora después5.2.- Esperar a que pase el efecto de la anestesia5.3.- Ser cuidadosos con el cepillado5.4.- No fumar6.- ¿Cada cuánto es necesario hacerse una tartrectomía?

Aunque su nombre puede sonar raro o desconocido, lo cierto es que cualquier persona sabe lo que es una tartrectomía. La tartrectomía es el término técnico de uno de los tratamientos más habituales en nuestras consultas: la limpieza dental -también llamada profilaxis-.

A pesar de que casi todas las personas se han realizado, alguna vez, una tartrectomía, lo cierto es que hay algunos aspectos de este procedimiento que se desconocen. Por ello, en el artículo de hoy vamos a abordarlos con detalle.

¿Qué es una tartrectomía?

La tartrectomía es un tratamiento dental que tiene como objetivo eliminar la placa bacteriana y el sarro que se acumulan en los dientes y las encías. Asimismo, la tartrectomía permite retirar las manchas superficiales de los dientes, como aquellas provocadas por el consumo de café, té o tabaco.

La tartrectomía es un tratamiento fundamental para prevenir diversas enfermedades orales como la caries, la gingivitis o la periodontitis. Para realizar una tartrectomía, el higienista dental utiliza instrumental manual y mecánico. Uno de los pasos más importantes es el uso de ultrasonidos, que emplean ondas de alta frecuencia para eliminar los depósitos de cálculo (sarro).

¿Cómo se realiza una tartrectomía?

Los pasos para realizar una tartrectomía pueden ser diferentes en función del caso de cada paciente, ya que dependen de la cantidad de sarro acumulado y de la profundidad a la que se encuentre (por debajo o por encima de la línea de las encías). En general, el procedimiento es el siguiente:

  • Exploración clínica y radiográfica: antes de pautar la tartrectomía, el dentista realiza una exploración clínica y radiográfica de la boca para evaluar la salud de los dientes y las encías.
  • Aplicación de anestesia local: en función de la profundidad de la placa bacteriana y el sarro acumulados puede ser necesario administrar anestesia local para evitar cualquier tipo de dolor o molestia.
  • Eliminación de placa y sarro: mediante una serie de instrumentos tanto mecánicos como manuales, el profesional elimina la placa bacteriana y el sarro acumulados en la superficie de los dientes y las encías. En este último caso, la placa bacteriana y el sarro pueden estar acumulados tanto por encima como por debajo de la línea de las encías. Entre el instrumental mecánico utilizado destaca el ultrasonido, que emplea vibraciones y ondas de alta frecuencia para descomponer y eliminar los depósitos de sarro.
  • Pulido: a continuación, se pule la superficie dental para retirar las manchas superficiales adheridas al esmalte.
  • Enjuague y flúor: por último, se realiza un enjuague bucal y se aplica flúor para ayudar a fortalecer el esmalte y prevenir las caries.
  • Instrucciones de higiene oral: el profesional ofrece instrucciones personalizadas al paciente sobre cómo mejorar su rutina de higiene bucal en casa (técnica de cepillado, duración, frecuencia, uso de hilo dental y raspador lingual, etc.).

Tipos de tartrectomía

En función de las necesidades que tenga el paciente se pueden realizar dos tipos de tartrectomía: supragingival o subgingival. Esta última es más profunda y exhaustiva que la primera. Por tanto, está pensada para las personas que tienen acumulada una mayor cantidad de sarro.

1. Tartrectomía supragingival

La tartrectomía supragingival consiste en eliminar los depósitos de sarro que se encuentran por encima del borde de la encía. Por tanto, el procedimiento se centra, únicamente, en los dientes del paciente. Es, por así decirlo, el tratamiento más sencillo.

2. Tartrectomía subgingival

La tartrectomía subgingival consiste en eliminar los depósitos de sarro que se encuentran por debajo del borde de la encía. Por tanto, el procedimiento debe actuar, además de en los dientes, en las encías.

Este tratamiento se conoce con el nombre de curetaje, es más exhaustivo y está pensado para los pacientes que padecen una enfermedad periodontal (periodontitis o piorrea). Por ello, se utiliza también un instrumental diferente y más avanzado.

¿Cuánto dura una tartrectomía?

La duración de la tartrectomía depende del tipo de procedimiento que se lleve a cabo. La tartrectomía supragingival (limpieza más sencilla) suele durar entre 30 y 40 minutos, aproximadamente.

En cambio, la tartrectomía subgingival (curetaje) tiende a durar algo más, entre 45 y 60 minutos, aproximadamente.

¿Qué hacer después de una tartrectomía?

La tartrectomía es un tratamiento relativamente sencillo que no requiere grandes recomendaciones posteriores, especialmente si nos referimos al procedimiento supragingival.

No comer ni beber hasta una hora después

En cualquiera de los dos tratamientos, se debe evitar comer o beber durante la hora posterior a la tartrectomía.

Esto se debe a que, en la mayoría de los casos, se aplica flúor. El flúor tiene un papel clave en la remineralización del esmalte dental. Por ello, es preferible dejarlo actuar antes de consumir alimentos o bebidas.

Esperar a que pase el efecto de la anestesia

La tartrectomía supragingival no suele requerir el uso de anestesia local. Sin embargo, hay algunos pacientes que tienen un umbral del dolor más bajo o que presentan más sensibilidad dental de lo normal. Por su parte, la tartrectomía subgingival siempre requiere el uso de anestesia local.

Cuando se haya aplicado anestesia será fundamental no comer hasta que pase su efecto. Esto se debe a que la zona estará insensibilizada y el paciente puede morderse la lengua o el interior de las mejillas.

Ser cuidadosos con el cepillado

La tartrectomía subgingival puede provocar sensibilidad de encías. Por ello, es recomendable que el paciente se cepille suavemente durante las primeras 48-72 horas. Si lo considera necesario, también puede usar un cepillo quirúrgico o de cerdas suaves. Asimismo, el hilo dental debe ser utilizado con suavidad.

No fumar

Tras la tartrectomía subgingival también se aconseja evitar el tabaco durante las primeras 24-48 horas.

¿Cada cuánto es necesario hacerse una tartrectomía?

En el caso de los pacientes que gocen de una buena salud bucodental será recomendable realizar una tartrectomía cada seis meses o un año. De esta manera, el higienista podrá eliminar regularmente los depósitos de sarro que se hayan acumulado entre los dientes y, con ello, evitar que las bacterias progresen hasta debajo de la línea de las encías.

Esta recomendación también afecta a las personas que llevan a cabo una buena higiene oral en casa. Y es que, por muy rigurosas que sean, lo cierto es que con el cepillo resulta muy difícil acceder igual de bien a todos los recovecos de la dentadura. En cambio, el higienista cuenta con instrumental profesional que permite realizar esta tarea con muchas más garantías.

En el caso de las personas que no presentan una buena salud oral será preferible programar tartrectomías subgingivales cada cuatro o seis meses, aproximadamente.

Cómo ya hemos mencionado al comienzo de este artículo, no existe ninguna diferencia real entre la tartrectomía y la limpieza dental. Más bien, las diferencias se centran en la profundidad o exhaustividad del tratamiento.

La tartrectomía supragingival es un procedimiento muy sencillo y necesario para cualquier persona, aunque mantenga una buena higiene.

En cambio, la tartrectomía subgingival es un tratamiento evitable. Es decir, si la persona se cepilla los dientes después de cada comida y acude a revisiones regulares con el dentista (cada seis meses o un año) lo más probable es que nunca requiera dicho tratamiento.

Sea cual sea tu caso, si hace más de seis meses que no visitas al dentista te invitamos a acudir a una primera consulta a las clínicas dentales Abaden para que te hagamos una exploración clínica y radiográfica.

Uno de nuestros odontólogos te valorará y te dirá si necesitas una tartrectomía. En el caso de que aún no te haga falta, te dirá cuándo debes programar la limpieza para seguir manteniendo una buena salud bucodental y prevenir todos los problemas mencionados en este artículo (caries, gingivitis, periodontitis…).

Dr. Domingo Obradors
Dr. Domingo Obradors

Ortodoncista e implantólogo / Fundador de las clínicas Abaden Dentistas

El Dr. Obradors estudió Medicina y Cirugía y la especialidad en Estomatología en la Universitat Autònoma de Barcelona. Empezó su trayectoria profesional como Residente de Cirugía Pediátrica en el Hospital Clínic de Barcelona. Fue en este periodo cuando vio la importancia de las sesiones clínicas (reuniones diarias en las que todos los especialistas médicos revisan los casos de forma conjunta y trazan el plan de tratamiento más adecuado para cada uno de ellos). Posteriormente, implantaría en las clínicas Abaden este método de trabajo diario que se ha mantenido hasta la fecha.

Especializado en Ortodoncia e Implantología, el Dr. Domingo Obradors desarrolló y patentó el procedimiento implantológico TTFA (TeethToday Full Arch®) que se realiza en las clínicas Abaden y fue uno de los primeros profesores de implantología dental en España.