¿Por qué se da el paladar hendido? ¿Cómo se soluciona?

¿Por qué se da el paladar hendido? ¿Cómo se soluciona?
Índice 1.- ¿Qué es el paladar hendido?2.- Causas y factores de riesgo del paladar hendido3.- ¿Cómo se diagnostica el paladar hendido?4.- ¿Cómo se soluciona el paladar hendido?4.1.- Cirugía4.2.- Logopedia4.3.- Soporte nutricional4.4.- Ortodoncia4.5.- Apoyo psicológico

El paladar hendido es un defecto de nacimiento que presenta cierto nivel de complejidad y que, además, puede provocar complicaciones e inconvenientes relevantes en el día a día de los niños que lo padecen. Por este motivo, es fundamental tratar esta condición de manera adecuada y en los primeros meses de vida.

¿Qué es el paladar hendido?

El paladar hendido es una malformación congénita que ocurre cuando el tejido del paladar del bebé no se une completamente durante el embarazo. Esta condición puede variar en gravedad, desde una pequeña abertura en la parte posterior del paladar blando hasta una separación significativa que afecta tanto al paladar blando como al duro, y que se extiende hasta la parte delantera de la boca. El paladar hendido puede presentarse solo o junto a una hendidura (abertura o hueco) en el labio, lo que se conoce como labio y paladar hendido.

El desarrollo del paladar normalmente se completa entre la sexta y la novena semana de gestación. El paladar hendido puede causar problemas en la alimentación y el habla y suele estar asociado con determinados síndromes genéticos, como el síndrome de Down.

El diagnóstico precoz del paladar hendido es crucial para planificar el tratamiento adecuado y comenzar las intervenciones de manera temprana.

Causas y factores de riesgo del paladar hendido

El paladar hendido se produce cuando los tejidos del paladar no se fusionan, lo que deja una abertura entre ellos. Las causas de este defecto son multifactoriales, por lo que a menudo implican una suma de factores genéticos y ambientales. Además, en una gran cantidad de casos, no se llega a descubrir el origen del paladar hendido.

  • Factores genéticos: el paladar hendido tiene un alto componente hereditario. Los antecedentes familiares (padres y hermanos) aumentan la probabilidad de que el bebé nazca con esta condición. En otros casos, el paladar hendido es parte de un síndrome genético que incluye otras anomalías.
  • Factores ambientales: el componente ambiental durante las primeras semanas de embarazo también puede tener un impacto significativo en la formación del paladar. Algunos de los factores ambientales que pueden causar paladar hendido son el uso de ciertos medicamentos (como algunos anticonvulsivos, antiepilépticos o antiacneicos), el consumo de alcohol y tabaco y la falta de ciertos nutrientes (como el ácido fólico).

¿Cómo se diagnostica el paladar hendido?

Por lo general, el paladar hendido puede diagnosticarse tanto durante el embarazo como después del nacimiento del bebé. Los principales métodos para diagnosticar esta malformación son los siguientes:

  • Diagnóstico prenatal: el paladar hendido puede ser detectado en una ecografía rutinaria de alta resolución, especialmente si se realiza durante el segundo trimestre.
  • Diagnóstico postnatal: tras el nacimiento, el paladar hendido puede descubrirse de manera sencilla mediante un examen físico de la cara y la boca.

La detección precoz del paladar hendido es crucial para planificar el tratamiento adecuado y comenzar las intervenciones tempranas, lo que simplifica el tratamiento y mejora significativamente los resultados.

Pide cita sin compromiso

¿Cómo se soluciona el paladar hendido?

Por lo general, el tratamiento del paladar hendido requiere el trabajo coordinado de distintos especialistas (cirujanos, ortodoncistas, logopedas, psicólogos…). Esto se debe a que dicho tratamiento persigue distintos objetivos, como cerrar la separación en el paladar, mejorar el habla y asegurar una alimentación adecuada. El enfoque general del tratamiento suele ser el siguiente:

Cirugía

La cirugía es el principal tratamiento para solucionar el paladar hendido. De hecho, algunos niños requieren varios procedimientos quirúrgicos para corregir la anomalía. Por lo general, el número de intervenciones necesarias varía en función de la edad a la que se empiece a tratar al niño, de la gravedad del caso y de la presencia de otras malformaciones asociadas.

Normalmente, la primera cirugía para corregir el paladar hendido se realiza entre los seis y los 18 meses de edad. Esta permite cerrar la separación antes de que el habla comience a desarrollarse, lo que previene trastornos en el lenguaje.

Adicionalmente, algunos niños necesitarán intervenciones quirúrgicas posteriores, a medida que crezcan, para mejorar la apariencia de su cara o el desarrollo de sus funciones básicas (respiración, audición, habla…).

Logopedia

Dada la importancia del paladar en la articulación de los sonidos, muchos niños con paladar hendido necesitan acudir al logopeda para mejorar el habla (adquirir una pronunciación adecuada, corregir patrones de lenguaje incorrectos…). La logopedia puede comenzar antes de la cirugía y continuar después, durante varios años, para asegurar el mejor resultado posible.

Soporte nutricional

Por lo general, el paladar hendido complica la alimentación de los bebés, ya que dificulta la succión. En consecuencia, los niños tienden a cansarse con facilidad y no se alimentan correctamente, lo que puede ocasionar problemas nutricionales. Para evitarlo, es necesario utilizar biberones especiales y recurrir a técnicas de alimentación específicas (posición del bebé, dedicación de un tiempo mayor…). De esta manera, el bebé recibirá la alimentación y el aporte nutricional adecuado antes de que se pueda realizar la cirugía.

Ortodoncia

El desarrollo incorrecto del paladar aumenta el riesgo de padecer alteraciones en la alineación de los dientes. Por ello, la gran mayoría de las personas que presentan paladar hendido necesitan recurrir a tratamientos de ortodoncia durante la niñez o la adolescencia.

Apoyo psicológico

Es muy frecuente que el paladar hendido ocasione daños en la autoestima debido a las alteraciones en la apariencia de la cara y a los inconvenientes que provoca en el día a día (alimentación, habla, respiración, audición…). Por ello, el apoyo emocional suele ser crucial para los niños y adolescentes que presentan paladar hendido.

Como ves, el tratamiento del paladar hendido requiere un enfoque multidisciplinar que involucra a distintos especialistas. Además, el plan de tratamiento debe personalizarse para cada niño, ya que tiene que estar basado en su edad, la severidad de la malformación, las complicaciones que provoca y cualquier otro problema de salud asociado.

Sin embargo, a pesar de la complejidad de la alteración, lo cierto es que con el tratamiento adecuado, la mayoría de los niños con paladar hendido pueden llevar una rutina feliz y normal, similar a la de otros niños de su edad. En cualquier caso, si tienes más dudas sobre el paladar hendido, puedes llamar a nuestras clínicas dentales para solicitar tu primera consulta informativa sin compromiso.

Dra. Almudena Herraiz
Dra. Almudena Herraiz

Ortodoncista especialista en ortodoncia invisible

Almudena Herraiz es ortodoncista especialista en ortodoncia invisible. Es la directora del departamento de ortodoncia de las clínicas Abaden. Trata tanto a pacientes adultos como a niños.

Es experta en ortodoncia invisible con la certificación Diamond Provider II, siendo una de las ortodoncistas que más casos realiza en Europa.

  • Licenciada en Odontología por la Universidad Internacional de Catalunya
  • Máster en Ortodoncia y Ortopedia por la Universidad Alcalá – ITECO
  • Certificado en Invisalign: acreditada con la Certificación Workshop de Align Technology
  • Directora del Máster de Ortodoncia de Autran Dental Academy
  • Profesora Máster Invisalign Barcelona Dr. Eva Mayo
  • Miembro de la sociedad española de ortodoncia (SEDO)
  • Miembro de la sociedad española de alineadores (SEDA)