900 102 969 (llamada gratuita)

Peligros de la falta de dientes

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…
Publicado el 03.08.2017

[:es]El hueso alveolar (el hueso que rodea los dientes) es el encargado de mantener los dientes en los maxilares y de responder a la presión de los dientes al masticar. La diferencia fundamental respecto al resto de huesos del cuerpo humano, es su capacidad de cambiar, ya que es capaz de renovarse, absorberse y auto-curarse por mecanismos naturales.  

Cuando una persona pierde uno o varios dientes o tiene enfermedad periodontal, el hueso alveolar puede reabsorberse poco a poco perdiendo altura y anchura, lo que supone un peligro.

¿Por qué se pierde hueso alveolar?

Las principales causas son:

  • Pérdida o extracción de dientes.
  • Periodontitis (más comúnmente conocida como piorrea o enfermedad periodontal).
  • Envejecimiento.
  • Traumatismos.
  • Osteoporosis.

¿Cuáles son las consecuencias y peligros?

Cuando se produce una pérdida ósea se originan diversas consecuencias. Algunas son:

  • Retraimiento de los labios.
  • Arrugas de expresión sobre el labio superior, como resultado de la pérdida ósea y retraimiento de los labios.
  • Aflojamiento de dientes por pérdida de su sustento principal y mayor riesgo de pérdida.
  • Modificación de la oclusión, pues los dientes se inclinan, se mueven.
  • Dificultad para realizar la rehabilitacion protésica con implantes.

¿Qué soluciones hay?

La solución más segura es la sustitución inmediata de los dientes perdidos con implantes dentales. Existen puentes y dentaduras removibles, pero no realizan la misma función que un diente natural. El implante dental sustituye la raíz del diente y mantiene por más tiempo el hueso, la forma y la anatomía del diente natural y evita la retracción gingival.

Un tratamiento de implantología puede lograr el resultado deseado, en funcionalidad y estética, sin contar los beneficios para la autoestima.

No obstante, la colocación de los implantes dentales depende directamente de la cantidad y la calidad del hueso. Si ha pasado mucho tiempo tras la pérdida, puede ser necesario un injerto óseo previo a la colocación de los implantes.

La función del injerto de hueso es:

  • Preservar la cantidad ósea después de extraer un diente.
  • Rellenar defectos de hueso para colocar un implante.
  • Conseguir altura ósea en zonas posteriores con la elevación de seno.

Hay pacientes que se preocupan debido a que la regeneración de hueso les parece una cirugía complicada. Sin embargo, esta técnica puede ser  realizada con sedación consciente y con las mínimas molestias postoperatorias. Además, gracias a esta cirugía, mejora considerablemente el éxito en los tratamientos de implantología.

Llama a nuestro asesor dental al 900 102 969 si quieres recibir más información sobre esta u otras cuestiones.[:]

Comentarios
Aún no hay comentarios para "Peligros de la falta de dientes"

    Los comentarios están cerrados.

    900 102 969 (llamada gratuita)