Infección de una muela del juicio: causas y tratamientos

Infección de una muela del juicio: causas y tratamientos
Índice 1.- Causas de la infección de una muela del juicio2.- Síntomas de una muela del juicio infectada3.- Tratamiento para la infección de una muela del juicio

En un primer momento, una infección en una muela del juicio no suele ser grave, pero sí muy molesta y dolorosa. Por ello, es importante tratarla cuanto antes y reconocer las causas que han provocado el proceso infeccioso, con el fin de que no vuelva a aparecer. En contadas ocasiones, una infección en una muela del juicio puede propagarse a otras zonas del cuerpo pero, para evitar que esto ocurra, es necesario solicitar una cita de urgencia en el dentista ante el primer síntoma de infección.

Causas de la infección de una muela del juicio

La principal causa de la infección de una muela del juicio es la acumulación de bacterias alrededor de los dientes y las encías. Esto puede tener su origen en lo siguiente:

  • Falta de higiene oral: una limpieza bucodental inadecuada suele ser la primera causa de infección de una muela del juicio. Para entender esto hay que tener en cuenta que las muelas del juicio están ubicadas en la parte posterior de la boca, lo que dificulta el acceso del cepillo de dientes. Esto, a su vez, facilita la acumulación de restos de alimentos tras las comidas, creando el ambiente propicio para la proliferación de bacterias.
  • Caries dental: la caries es la enfermedad bucodental más común y tiene su origen en una falta de higiene oral. Las bacterias presentes en la boca dañan el esmalte dental y lo erosionan. En un primer momento, las lesiones son superficiales y solo afectan al esmalte pero, si la caries no se trata, acaba llegando hasta la pulpa (capa interna del diente), lo que agrava la infección.
  • Erupción parcial de la muela del juicio: en muchas ocasiones, las muelas del juicio no tienen suficiente espacio para salir. La principal razón de que esto ocurra es que los cordales son los últimos dientes en erupcionar, por lo que suelen salir cuando el resto de piezas dentales ya ocupan su lugar en la dentadura. Una muela del juicio que erupciona parcialmente puede quedar en una posición o un ángulo que dificulte la limpieza. En consecuencia, los restos de alimentos y las bacterias quedan atrapados, lo que puede causar una infección.
  • Traumatismo dental: un golpe en la boca, lo que puede provocar una fisura o una fractura dental, puede permitir la entrada de microorganismos y bacterias desde el exterior, causando una infección en la muela del juicio.
  • Factores sistémicos: otra de las causas de la infección de una muela del juicio puede ser la existencia de condiciones de salud que afectan negativamente a la respuesta inmunológica del organismo a las infecciones. Un ejemplo de ello es la diabetes sin controlar.
Pide una cita urgente

Síntomas de una muela del juicio infectada

Los síntomas de una muela del juicio infectada pueden variar en función de cada persona. Los más característicos son los siguientes:

  • Dolor: este es, posiblemente, el síntoma más común en una infección de la muela del juicio. En un primer momento, el dolor suele estar localizado en la zona posterior de la boca, justo al lado de la pieza dental infectada. Sin embargo, si el proceso infeccioso no se trata, el dolor y las molestias pueden irradiarse hacia la mandíbula, el oído y el cuello.
  • Inflamación de las encías: el tejido gingival que se encuentra alrededor de la muela del juicio infectada suele estar hinchado, rojo y sensible al tacto.
  • Dificultad para comer y abrir la boca: el dolor y la inflamación pueden hacer que sea incómodo masticar, tragar y abrir la boca.
  • Mal aliento o mal sabor de boca: ambos síntomas pueden ser indicativos de la presencia de una infección.
  • Supuración: por su parte, el pus es un signo claro de infección.
  • Absceso en la encía: cuando la infección se extiende se puede formar un absceso gingival. Es decir, un bulto en la encía que contiene pus y suele ser doloroso.
  • Fiebre o malestar general: en los casos más graves, la infección puede provocar fiebre y una sensación de malestar general.
  • Ganglios linfáticos inflamados: al igual que en el caso anterior, este es un síntoma característico de una infección avanzada en la muela del juicio, por lo que requiere la atención urgente del dentista.
La principal causa de la infección de una muela del juicio es la acumulación de bacterias alrededor de los dientes y las encías.

Tratamiento para la infección de una muela del juicio

Para determinar cuál es la manera más apropiada de tratar una muela del juicio infectada es necesario establecer el origen del proceso infeccioso y valorar la sintomatología que presenta el paciente.

Los principales tratamientos para la infección de una muela del juicio son los siguientes:

  • Higiene oral: mejorar la higiene oral es el primer paso para combatir cualquier infección. Cuando hay una muela del juicio infectada es necesario extremar la rutina de limpieza bucodental. Para ello, hay que cepillarse los dientes después de cada comida y utilizar hilo dental una vez al día.
  • Enjuagues bucales específicos: en ocasiones, el dentista también pauta el uso de un colutorio con clorhexidina, un antiséptico que ayuda a controlar las infecciones.
  • Antibióticos: cuando la infección es severa, el odontólogo puede prescribir antibióticos para combatirla. En estos casos, es crucial tomar los antibióticos el número de días pautados, a pesar de que te encuentres mejor. Lo contrario puede crear resistencia a los antibióticos, es decir, que las bacterias se hagan resistentes y dejen de responder a ellos.
  • Analgésicos y antiinflamatorios: cuando existe dolor e inflamación, el dentista suele recetar medicación analgésica y antiinflamatoria para hacer más cómodo el proceso para el paciente.
  • Extracción de la muela del juicio: en general, podemos decir que las muelas del juicio no tienen un papel destacado en la funcionalidad y estética de la boca, ya que no se utilizan para masticar y no son visibles. Por ello, el principal tratamiento para una muela del juicio que ocasiona molestias o problemas relevantes (infección, dolor…) suele ser la extracción de la misma.

Como ves, pueden ser varias las maneras de tratar una muela del juicio infectada. Algunas de ellas pasan por mantener una serie de cuidados en casa y otras requieren un tratamiento profesional en la propia clínica dental.

En cualquier supuesto, ante una infección en la muela del juicio siempre es necesario que sea un dentista el que valore la situación y coordine el tratamiento adecuado. Por ello, si estás en este caso, te recomendamos que acudas a una de las clínicas dentales Abaden para que seas atendido por uno de nuestros odontólogos.

Dra. Nuria Obradors
Dra. Nuria Obradors

Cirujana e implantóloga

La Dra. Núria Obradors ejerce en las áreas de Cirugía Oral y Periodontal, Cirugía Implantológica y Rehabilitación Protésica en las clínicas Abaden.

Licenciada en Odontología | Universitat Internacional de Catalunya.

Residencia Clínica en Cirugía Maxilofacial | Tufts University School of Dental Medicine (Boston, MA, USA)

Residencia Clínica en Implantología Oral | Universitat Internacional de Catalunya (UIC)