GUNA: síntomas y tratamiento para curar la enfermedad

GUNA: síntomas y tratamiento para curar la enfermedad
Índice 1.- ¿Qué es la GUNA?2.- ¿Cómo reconocer la GUNA?3.- Diagnóstico de la GUNA4.- ¿Quién puede padecer GUNA?5.- Tratamiento de la GUNA

La GUNA es una patología muy poco frecuente pero que es necesario conocer para poder detectarla a tiempo, cuando sus primeros síntomas comienzan a dar la cara y son más fáciles de revertir. Si te han diagnosticado GUNA o sospechas que la padeces, este artículo te resultará útil. A continuación, te vamos a hablar de los principales aspectos de esta enfermedad: qué personas son más propensas a sufrirla, cuáles son sus síntomas y cómo se trata.

¿Qué es la GUNA?

La GUNA, o gingivitis ulcerativa necrotizante aguda, es una enfermedad de las encías de origen infeccioso, provocada por una proliferación anómala de las bacterias que se encuentran de manera natural en la boca. Es una condición poco común que afecta principalmente a adultos jóvenes mayores de 20 años. Además, la GUNA se caracteriza por aparecer de manera repentina y aguda, causando un amplio abanico de síntomas incómodos y dolorosos.

¿Cómo reconocer la GUNA?

Los principales síntomas asociados a la GUNA son los siguientes:

  • Dolor agudo en las encías, que empeora al comer, cepillar los dientes y usar el hilo dental.
  • Sangrado de encías, especialmente al comer, cepillar los dientes y usar el hilo dental.
  • Salivación excesiva.
  • Mal aliento. La halitosis severa es uno de los síntomas más característicos de la GUNA.
  • Fiebre, fatiga y malestar general.
  • Úlceras y llagas en las encías.
  • Tejido necrosado en ciertas áreas de las encías, sobre todo en las papilas interdentales. Las papilas interdentales son las pequeñas áreas triangulares que se encuentran entre los dientes. Uno de los principales síntomas de la GUNA es la aparición de tejido negro o grisáceo (necrosado).
  • Inflamación de los ganglios linfáticos que están debajo de la mandíbula.

Si experimentas estos síntomas, es recomendable que visites a un periodoncista, es decir, un dentista especializado en las enfermedades de las encías, para que realice una exploración clínica de tu boca. Con esto, podrá diagnosticar la GUNA, en el caso de que la padezcas.

Diagnóstico de la GUNA

Generalmente, la GUNA se diagnostica por el aspecto de la boca y las encías. Para detectarla, el odontólogo lleva a cabo una exploración bucodental en la que evalúa los síntomas asociados a la GUNA (dolor, sangrado, halitosis, llagas y úlceras, tejido necrosado…).

De hecho, en una gran cantidad de casos, el diagnóstico de la gingivitis ulcerativa necrotizante aguda se anticipa por la presencia del mal aliento tan característico de la GUNA.

Por lo general, el primer paso para tratar la GUNA suele ser hacer una limpieza dental profesional.

¿Quién puede padecer GUNA?

Aunque la GUNA es una enfermedad muy poco frecuente, las personas más propensas a padecerla son los adultos jóvenes de entre 20 y 35 años, que presentan un sistema inmunológico debilitado (debido a VIH/SIDA, leucemia, fármacos inmunosupresores…) o una baja resistencia a las bacterias presentes de forma natural en la boca.

Además, hay una serie de factores de riesgo que favorecen el desarrollo de la enfermedad:

  • Existencia paralela de una gingivitis.
  • Higiene oral deficiente, que se manifiesta con una acumulación de sarro.
  • Estrés elevado y crónico, ya sea físico o emocional.
  • Dieta poco equilibrada, con deficiencia de vitamina C.
  • Tabaquismo.
  • Falta de sueño.

Por otro lado, se debe destacar que la gingivitis ulcerativa necrotizante aguda no es contagiosa.

¿Necesitas una revisión?

Tratamiento de la GUNA

Por lo general, el tratamiento de la GUNA consta de dos partes. Por un lado, distinguimos el tratamiento profesional que se lleva a cabo en la clínica dental. Por otro lado, destacamos una serie de hábitos y rutinas (higiene, alimentación…) que el paciente debe llevar a cabo en su casa.

  • Limpieza dental profesional para eliminar el sarro acumulado alrededor de los dientes y las encías. Normalmente, este es el primer paso para tratar la GUNA.
  • Antibióticos para controlar la infección. Con ellos, se reduce la cantidad de bacterias en la cavidad oral.
  • Enjuagues con clorhexidina para disminuir la carga bacteriana presente en la boca.
  • Medicación analgésica para calmar el dolor. Normalmente, no se requiere el uso de analgésicos, pero son una opción de tratamiento que puede pautar el dentista en casos de dolor intenso.
  • Mejoras de las técnicas de higiene oral. Para tratar la GUNA, así como para prevenir su reaparición, es imprescindible cepillarse los dientes después de cada comida y usar hilo dental al menos una vez al día. Durante los primeros días, cuando el paciente tiene la zona de las encías dolorida, es recomendable utilizar un cepillo de cerdas suaves, así como ser especialmente cuidadoso con el uso del hilo dental.
  • Cambios en la rutina diaria. Mientras dura el tratamiento de la GUNA también se recomienda beber abundante agua, comer alimentos blandos y nutritivos, evitar las comidas picantes o calientes y no fumar.

Adicionalmente, hay ocasiones en las que resulta necesario acudir a diferentes profesionales para completar el tratamiento contra la GUNA. Este es el caso de las personas que presentan deficiencias nutricionales que favorecen el desarrollo de la enfermedad, las cuales pueden necesitar acudir a un médico endocrino para realizar cambios en su alimentación o incorporar algún suplemento nutricional a su dieta.

Dicho esto, el tratamiento temprano de la GUNA es fundamental para evitar la progresión de la necrosis gingival y el empeoramiento del resto de síntomas (dolor, sangrado, mal aliento…). Por eso, si sospechas que tienes GUNA o cualquier otra afección gingival, te recomendamos consultar con nuestros dentistas. Afortunadamente, muchos problemas de encías pueden identificarse rápidamente en una revisión dental rutinaria como las que hacemos en las clínicas dentales Abaden.

Dra. Nuria Obradors
Dra. Nuria Obradors

Cirujana e implantóloga

La Dra. Núria Obradors ejerce en las áreas de Cirugía Oral y Periodontal, Cirugía Implantológica y Rehabilitación Protésica en las clínicas Abaden.

Licenciada en Odontología | Universitat Internacional de Catalunya.

Residencia Clínica en Cirugía Maxilofacial | Tufts University School of Dental Medicine (Boston, MA, USA)

Residencia Clínica en Implantología Oral | Universitat Internacional de Catalunya (UIC)