Enjuague bucal con clorhexidina: ¿cuándo se recomienda su uso?

Enjuague bucal con clorhexidina: ¿cuándo se recomienda su uso?
Índice 1.- ¿Qué es la clorhexidina?2.- ¿En qué casos se recomienda un enjuague bucal con clorhexidina?2.1.- Tratamiento de las enfermedades periodontales2.2.- Cirugías orales2.3.- Lesiones en la mucosa oral3.- ¿Cómo se usa el enjuague bucal con clorhexidina?4.- Precauciones al usar un enjuague bucal con clorhexidina

La clorhexidina es un producto ampliamente utilizado en el ámbito de la salud. En Odontología, se usa en diferentes formatos, pero el colutorio es una de sus presentaciones más habituales. Por ello, en el artículo de hoy te vamos a hablar sobre los enjuagues bucales con clorhexidina.

¿Qué es la clorhexidina?

La clorhexidina (CHX) es un compuesto químico con propiedades antisépticas, por lo que se utiliza para eliminar, reducir y prevenir el crecimiento de múltiples microorganismos. De hecho, uno de los principales motivos por los que el uso de la clorhexidina está tan extendido se debe a que es un medicamento de amplio espectro, lo que significa que es efectivo contra una amplia gama de microorganismos (bacterias, virus y hongos).

Aunque la clorhexidina es un producto muy utilizado para tratar ciertas afecciones orales, su uso inadecuado o excesivo puede provocar efectos secundarios, como manchas en los dientes o cambios en el sentido del gusto. Por esta razón, los enjuagues bucales con clorhexidina deben ser pautados y supervisados por un odontólogo.

¿En qué casos se recomienda un enjuague bucal con clorhexidina?

Las principales situaciones en las que se recomienda el uso de un enjuague bucal con clorhexidina son las siguientes:

Tratamiento de las enfermedades periodontales

Los colutorios con clorhexidina contribuyen a controlar las enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis) y periimplantarias (mucositis periimplantaria y periimplantitis). Esto se debe a que todas las patologías mencionadas tienen su origen en la proliferación de bacterias en la cavidad oral, lo que a su vez se debe a una falta de higiene bucodental.

Cirugías orales

Los enjuagues bucales con clorhexidina también se prescriben para prevenir infecciones y favorecer el proceso de curación después de realizar procedimientos quirúrgicos, como cirugías periodontales, colocación de implantes dentales o extracciones de dientes. Esto se debe a que los tratamientos mencionados requieren realizar una incisión en la encía que, aunque sea mínima, corre el riesgo de infectarse.

Lesiones en la mucosa oral

El uso de un enjuague bucal con clorhexidina también está indicado ante lesiones en la mucosa oral (encías, interior de las mejillas…). En estos casos, además de reducir el riesgo de infección, la clorhexidina ayuda a acelerar el proceso de cicatrización, lo que es especialmente importante en la boca, un ambiente húmedo en el que las heridas pueden tardar más en curar. Algunas de las lesiones que pueden requerir el uso de un enjuague bucal con clorhexidina son las aftas (llagas).

Aunque los enjuagues bucales con clorhexidina son muy utilizados para tratar ciertas afecciones orales, su uso inadecuado o excesivo puede provocar efectos secundarios.

¿Cómo se usa el enjuague bucal con clorhexidina?

El uso incorrecto o excesivo de la clorhexidina puede provocar diversos efectos adversos en la boca, por lo que es fundamental seguir estrictamente las recomendaciones del dentista. A continuación, vamos a describir las instrucciones generales de uso de los enjuagues bucales con clorhexidina:

  • Frecuencia y duración: por lo general, se recomienda usar el enjuague bucal con clorhexidina dos veces al día, después del cepillado matutino y nocturno. La duración del tratamiento varía según la condición a tratar, pero lo más habitual es prescribir la clorhexidina durante períodos cortos, que van desde las dos hasta las cuatro semanas.
  • Cantidad: normalmente, se pauta una dosis de entre diez y 15 mililitros de enjuague por cada uso. Para facilitar la medición, la inmensa mayoría de los colutorios con clorhexidina incluyen un pequeño vaso dosificador.
  • Enjuague: el uso del colutorio es muy sencillo. Hay que verter en el vaso dosificador la cantidad adecuada de enjuague bucal, llevarlo a la boca y hacer gárgaras durante 30 segundos, asegurándose de que el líquido alcanza todas las zonas de la cavidad oral. Tras este intervalo de tiempo, hay que escupir el colutorio. El enjuague bucal con clorhexidina debe utilizarse solo. No hay que diluirlo con agua porque pierde eficacia.
  • Efecto: tras el uso de la clorhexidina no hay que enjuagarse la boca. Tampoco se deben consumir alimentos ni bebidas (ni tan siquiera agua) durante, al menos, 30 minutos. Este plazo de tiempo permite que el medicamento actúe de manera eficaz. Una vez realizado el enjuague, el efecto de la clorhexidina dura unas 10 horas.
  • Conservación: el enjuague bucal con clorhexidina debe conservarse en un lugar fresco y seco, bien cerrado y lejos del alcance de los niños.
Pide cita sin compromiso

Precauciones al usar un enjuague bucal con clorhexidina

Al usar un enjuague bucal con clorhexidina, es importante tener en cuenta una serie de precauciones para minimizar los efectos secundarios. Los principales aspectos que se deben respetar son los siguientes:

  • Duración del tratamiento: bajo ningún caso se debe usar la clorhexidina durante más tiempo del recomendado por el dentista y sin la estricta supervisión del profesional. Un uso incorrecto y/o excesivo de los enjuagues bucales con clorhexidina puede causar manchas en los dientes, la lengua y las restauraciones dentales (empastes, coronas…), así como alteraciones en el sentido del gusto.
  • Manchas en los dientes: para reducir el riesgo de tinciones es importante mantener una buena higiene oral, lo que incluye el cepillado y el uso de hilo dental. En el caso de que aparezcan manchas en los dientes, estas se pueden eliminar con una limpieza bucodental profesional.
  • Interacción con otros productos: la clorhexidina puede provocar interacciones con otros productos bucales, como aquellos que contienen laurilsulfato de sodio. Su uso simultáneo puede reducir las propiedades antisépticas de la clorhexidina. Por ello, después de usar la clorhexidina se recomienda esperar al menos 30 minutos antes de utilizar otros productos bucales.
  • No ingerir: la clorhexidina es un medicamento que no está diseñado para ser ingerido. Por ello, es importante escupirla completamente después de enjuagarse la boca con ella. La ingestión accidental puede causar molestias estomacales.
  • Reacciones alérgicas: aunque las reacciones alérgicas sean infrecuentes, algunas personas pueden experimentar efectos adversos como erupciones cutáneas o inflamación. Ante estos síntomas se debe suspender el uso del enjuague de inmediato y consultar a un médico o dentista.

Los enjuagues bucales con clorhexidina se pueden adquirir en farmacias. Sin embargo, no conviene dejarse llevar por su facilidad de acceso y creer que es un producto inocuo. La clorhexidina es un medicamento que, como tal, necesita la prescripción y la supervisión por parte de un médico o dentista. Todas las instrucciones de uso que hemos mencionado en este artículo, especialmente las que afectan a la duración y la concentración del tratamiento, deben ser pautadas individualmente, según las necesidades específicas de cada paciente.

Si estás utilizando un enjuague bucal con clorhexidina y tienes alguna duda sobre su uso, puedes llamar a las clínicas dentales Abaden y solicitar tu primera consulta informativa con uno de nuestros dentistas.

Dra. Nuria Obradors
Dra. Nuria Obradors

Cirujana e implantóloga

La Dra. Núria Obradors ejerce en las áreas de Cirugía Oral y Periodontal, Cirugía Implantológica y Rehabilitación Protésica en las clínicas Abaden.

Licenciada en Odontología | Universitat Internacional de Catalunya.

Residencia Clínica en Cirugía Maxilofacial | Tufts University School of Dental Medicine (Boston, MA, USA)

Residencia Clínica en Implantología Oral | Universitat Internacional de Catalunya (UIC)