Hipodoncia: causas y tratamiento

Hipodoncia: causas y tratamiento
Índice 1.- ¿Qué es la hipodoncia?2.- Tipos de hipodoncia3.- Causas de la hipodoncia4.- Diagnóstico de la hipodoncia5.- Tratamiento de la hipodoncia

Normalmente, los niños cuentan con un total de 20 dientes de leche. Por su parte, las piezas dentales permanentes de los adultos ascienden a 32. Sin embargo, hay quienes padecen hipodoncia, una alteración que afecta al número de dientes de la boca. Si quieres saber a qué se debe este trastorno y cómo se puede tratar, sigue leyendo.

¿Qué es la hipodoncia?

La hipodoncia, también llamada agenesia, es la ausencia congénita de uno o varios dientes, normalmente debida a problemas durante el proceso de formación de las piezas dentales. Estas ausencias pueden afectar tanto a los dientes temporales de los niños como a los dientes permanentes de los adultos.

La hipodoncia más común es la que afecta a las muelas del juicio (terceros molares). De hecho, se estima que alrededor del 25% de las personas adultas presentan la ausencia de, al menos, una muela del juicio. En menor medida, los dientes más propensos a la hipodoncia son los segundos premolares inferiores, los incisivos laterales superiores y los segundos molares superiores.

Tipos de hipodoncia

En función del número de dientes que faltan, la hipodoncia se puede clasificar en tres tipos:

  • Hipodoncia leve: es la alteración más común. Se refiere a la ausencia de uno a seis dientes.
  • Oligodoncia: es la falta de más de seis dientes.
  • Anodoncia: es la ausencia de todos los dientes. Por tanto, es el tipo de hipodoncia más severo pero, afortunadamente, resulta infrecuente.
Los principales tratamientos para la hipodoncia son los implantes, las prótesis, la ortodoncia y los mantenedores de espacio.

Causas de la hipodoncia

La hipodoncia tiene su origen en los defectos ocurridos durante el proceso de formación de los dientes, lo que tiene lugar durante las primeras etapas de la vida. Las principales causas de que esto ocurra son las siguientes:

  • Genética: la hipodoncia suele tener una fuerte base genética. Las personas con antecedentes familiares de hipodoncia tienen una mayor probabilidad de desarrollar esta condición. Asimismo, la alteración está muy asociada a ciertos síndromes genéticos, como el síndrome de Down, el síndrome de Kallmann o la displasia ectodérmica.
  • Alteraciones en el desarrollo dental: durante el desarrollo embrionario, las interrupciones en la formación de los dientes pueden causar hipodoncia. Por ejemplo, esto puede deberse a malformaciones en los tejidos que originan los dientes o a infecciones durante el primer trimestre de embarazo.
  • Exposición a tóxicos: hay determinados medicamentos o sustancias químicas que, administrados durante el embarazo, pueden resultar tóxicos para el feto y afectar al desarrollo dental. Algunos ejemplos de ello pueden ser la isotretinoína (un antiacneico) y la quimioterapia.
  • Factores locales: la aplicación de radioterapia sobre los huesos maxilares durante la etapa de formación de los dientes o la osteomielitis maxilar aguda en los bebés también pueden causar hipodoncia.

Diagnóstico de la hipodoncia

En general, la hipodoncia resulta más sencilla y rápida de diagnosticar en un diente de leche, el cual no erupciona a la edad prevista. Sin embargo, la hipodoncia en un diente permanente puede tardar más años en detectarse.

Una de las señales que pueden hacer sospechar de hipodoncia en los dientes permanentes es la existencia de una pieza dental temporal que no se cae a la edad prevista, lo que puede deberse a la falta de un diente sucesor permanente que presione para erupcionar.

Para poder diagnosticar correctamente la hipodoncia, ya sea en piezas dentales temporales o permanentes, resulta necesario acudir al dentista desde el primer año de vida y realizar radiografías orales durante la infancia. De esta manera, se podrá detectar la hipodoncia, planificar un tratamiento temprano y prevenir sus principales complicaciones (maloclusiones dentales, retrasos y alteraciones en la erupción de los dientes…).

Pide cita sin compromiso

Tratamiento de la hipodoncia

El tratamiento de la hipodoncia depende de varios factores (edad del paciente, número y tipo de dientes ausentes, historial médico…). Normalmente, lo más recomendable es que el tratamiento sea llevado a cabo por un equipo multidisciplinar (implantólogo, ortodoncista, logopeda…).

De esta manera, resulta posible hacer frente a las distintas consecuencias provocadas por la hipodoncia, así como planificar el tratamiento más eficaz y menos invasivo para el paciente.

Los principales tratamientos para la hipodoncia son los siguientes:

  • Implantes, coronas y prótesis dentales fijas: sirven para reemplazar las ausencias. Para ello, en primer lugar se insertan los implantes en el hueso maxilar y, posteriormente, se coloca la corona o la prótesis dental (en función del número de dientes ausentes). Por ejemplo, en casos de anodoncia (ausencia total de dientes) habrá que recurrir a una prótesis completa. En cambio, cuando únicamente falta un diente se podrá colocar una corona. Dicho esto, hay que tener en cuenta que los implantes solo pueden utilizarse en pacientes cuyo desarrollo óseo ha finalizado, lo que ocurre a partir de los 18-21 años.
  • Prótesis dentales removibles: si hay que reponer ausencias en niños, adolescentes o jóvenes adultos solo se podrá recurrir a prótesis dentales removibles. Posteriormente, una vez finalizado el crecimiento de los huesos maxilares será posible planificar la colocación de implantes dentales.
  • Ortodoncia: la ortodoncia puede estar indicada cuando el paciente presenta la ausencia de un único diente o de dos dientes simétricos. En estos casos, en vez de reponer las ausencias (como ocurre con los implantes) puede ser recomendable alinear todos los dientes para cerrar los espacios. Por tanto, el tratamiento de ortodoncia puede ser una buena opción cuando la hipodoncia es leve y hay suficiente espacio para mover los dientes.
  • Mantenedores de espacio: en el caso de los niños que presentan hipodoncia de dientes permanentes suele ser necesario colocar un mantenedor de espacio tras la caída de los dientes de leche. De esa manera, se evita que las piezas dentales adyacentes traten de ocupar el hueco vacío y se preserva el espacio para planificar, una vez que el crecimiento dental haya concluido, el tratamiento más adecuado (implantes, ortodoncia…).

En cualquiera de los casos, resulta fundamental realizar un diagnóstico completo y preciso antes de determinar cuál es el tratamiento más adecuado para la hipodoncia. Por ello, si estás afectado por esta alteración, te recomendamos acudir a nuestras clínicas dentales para que un equipo multidisciplinar (ortodoncistas, implantólogos…) valore tu caso.

Dra. Laura Obradors
Dra. Laura Obradors

Ortodoncista y especialista en Prótesis / Directora Médica en Abaden Dentistas

Licenciada en Odontología | Universitat Internacional de Catalunya.

Máster Damon | Clases impartidas por los Doctores Ramón Perera y Rafael García-Espejo

Máster Invisalign | Manuel Román Academy

Máster en Terapia Neural y Odontología Neurofocal | Universitat de Barcelona