¿Cuánto duran las carillas dentales? ¿Pueden ser para toda la vida?

¿Cuánto duran las carillas dentales? ¿Pueden ser para toda la vida?
Índice 1.- ¿Cuánto tiempo duran las carillas dentales?2.- ¿De qué depende el tiempo que duran las carillas?3.- Cuidados para mantener las carillas dentales y que duren más tiempo

¿Quieres saber cuánto duran las carillas dentales? ¿Te interesa este tratamiento pero te preocupa su duración? Este es un asunto que interesa mucho a nuestros pacientes, por lo que hemos elaborado un artículo en el que te vamos a contar todos los detalles sobre la durabilidad de las carillas: cuánto duran, de qué factores depende su duración y qué consejos se pueden seguir para alargar su vida útil.

Si quieres saber cómo puedes disfrutar de tus carillas dentales durante muchos años, manteniendo tanto su funcionalidad como su estética, sigue leyendo.

¿Cuánto tiempo duran las carillas dentales?

La duración de las carillas dentales puede variar considerablemente en función de varios factores, entre los que destacan su material, los cuidados que se sigan y las prácticas de higiene dental del paciente.

Por lo general, las carillas de porcelana son las más resistentes y duraderas. Pueden durar entre diez y 15 años, o incluso más tiempo. Una de sus principales ventajas es que tienen una alta resistencia a las manchas, por lo que no se tiñen con el consumo de tabaco o de alimentos y bebidas con mucha coloración (café, vino tinto, frutos rojos, salsa de soja…).

Por su parte, las carillas de composite se caracterizan por ser menos duraderas, ya que suelen durar entre cinco y siete años. Esto se debe, entre otras cosas, a que el composite es un material de una calidad inferior y a que es más susceptible a las manchas. Por este motivo, las carillas de composite duran menos tiempo y requieren pulidos periódicos para recuperar el color y el brillo perdidos.

Pide cita sin compromiso

¿De qué depende el tiempo que duran las carillas?

Como ya te hemos adelantado, la duración de las carillas dentales puede depender de varios factores. A continuación detallamos los más importantes:

  • Material de las carillas: de base, las carillas de porcelana tienden a ser más duraderas que las de composite. La porcelana es un material de mayor calidad y, entre otras cosas, es más resistente a las manchas y al desgaste.
  • Técnica de colocación: la habilidad y la experiencia del dentista que coloca las carillas es crucial para el éxito a medio y largo plazo del tratamiento. Una correcta colocación contribuye a que las carillas se adhieran bien y a que los bordes estén sellados para prevenir la entrada de bacterias desde el exterior.
  • Cuidado y mantenimiento: la manera en que el paciente cuida sus carillas juega un papel importante en su durabilidad. Esto engloba múltiples factores como la higiene bucal diaria, las visitas regulares al dentista o la alimentación.
  • Hábitos perjudiciales para los dientes: existen determinadas costumbres, ya sean conscientes o inconscientes, que impactan en la vida útil de las carillas dentales. Algunos ejemplos son el bruxismo (hábito inconsciente que consiste en rechinar o apretar los dientes) y la costumbre de usar los dientes como herramienta (para abrir o cortar objetos).
  • Dieta: los alimentos muy duros o pegajosos pueden poner en riesgo las carillas. En el caso de las carillas de composite, consumir una cantidad excesiva de alimentos o bebidas que tienden a manchar puede afectar a la apariencia de las carillas.
  • Salud oral general: la salud general de los dientes y las encías también afecta a la duración de las carillas. Las enfermedades de las encías, entre las que destaca la periodontitis, pueden comprometer la estructura de los dientes donde se colocan las carillas, lo que potencialmente reduce su vida útil.
Por lo general, las carillas de porcelana son las más resistentes y duraderas. Pueden durar entre diez y 15 años, o incluso más tiempo.

Cuidados para mantener las carillas dentales y que duren más tiempo

Para mantener las carillas dentales en óptimas condiciones y prolongar su duración, es esencial adoptar una serie de cuidados específicos. Las principales recomendaciones para conseguirlo son las siguientes:

  • Mantener una buena higiene bucal: cepíllate los dientes después de cada comida con un dentífrico con flúor y usa hilo dental a diario. Aunque las carillas no pueden desarrollar caries, es crucial cuidar el resto del diente y las encías. De esta manera, se podrán evitar enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis) y caries en la parte del diente que no está cubierta por la carilla.
  • Usar el cepillo adecuado: utiliza un cepillo de dientes de cerdas suaves. Esto ayudará a mantener tus carillas en buen estado, sin causar desgastes o daños en su superficie.
  • Evitar productos abrasivos: algunas pastas dentales, especialmente las diseñadas para blanquear o eliminar manchas, pueden ser demasiado abrasivas para las carillas, especialmente para las de composite. Por tanto, es mejor evitar estos productos para no rayar o desgastar las carillas.
  • Limitar alimentos y bebidas que manchan: si bien las carillas de porcelana son altamente resistentes a las manchas, las de composite pueden decolorarse con el paso del tiempo. Para evitarlo, limita la ingesta de café, té, vino tinto, refrescos y salsa de soja. Si fumas, trata de abandonar este hábito.
  • Evitar masticar objetos duros: no uses tus dientes para abrir paquetes, cortar hilos o morder objetos duros (como los cubitos de hielo). Estos hábitos pueden romper o despegar las carillas.
  • Proteger tus dientes durante el deporte y contra el bruxismo: si practicas deportes de contacto, considera usar un protector bucal para proteger tus carillas de golpes y lesiones. Si padeces bruxismo, pregunta al odontólogo si debes usar una férula de descarga para dormir. El bruxismo causa daños, que pueden llegar a ser graves, tanto en las carillas como en los dientes.
  • Hacer visitas regulares al dentista: acude al dentista, al menos, una vez al año para que pueda revisar tu salud bucodental y el estado de tus carillas. Esto permitirá que los problemas que puedan surgir con las carillas dentales sean detectados y abordados a tiempo. Además, las visitas regulares servirán para que el odontólogo pueda pautar la frecuencia idónea con la que hacerte limpiezas bucodentales profesionales.
  • Ser consciente de los signos de problemas: si sientes dolor alrededor de tus carillas o notas que tienen algo de movilidad, ponte en contacto con la clínica dental lo antes posible. Atender estos problemas de manera temprana puede prevenir daños graves (fractura o caída de las carillas, por ejemplo).

¿Qué te han parecido estos consejos para alargar la vida útil de las carillas dentales? Si estás interesado en llevar carillas pero te preocupa su duración, ponte en contacto con las clínicas dentales Abaden, situadas en diferentes puntos de Cataluña, para solicitar una primera visita con nuestros especialistas en Estética Dental.

Dra. Laura Obradors
Dra. Laura Obradors

Ortodoncista y especialista en Prótesis / Directora Médica en Abaden Dentistas

Licenciada en Odontología | Universitat Internacional de Catalunya.

Máster Damon | Clases impartidas por los Doctores Ramón Perera y Rafael García-Espejo

Máster Invisalign | Manuel Román Academy

Máster en Terapia Neural y Odontología Neurofocal | Universitat de Barcelona