Periimplantitis en los implantes dentales: ¿Cómo se manifiesta y cuáles son sus causas?

Periimplantitis en los implantes dentales: ¿Cómo se manifiesta y cuáles son sus causas?
Índice 1.- ¿Qué es la periimplantitis?2.- ¿Cómo se manifiesta una periimplantitis?3.- ¿Por qué se produce la periimplantitis?3.1.- Acumulación de placa bacteriana3.2.- Sobrecarga oclusal4.- ¿Cómo se cura la periimplantitis?4.1.- Tratamiento no quirúrgico4.2.- Tratamiento quirúrgico5.- Conclusiones6.- Bibliografía

La periimplantitis es un problema bucodental relativamente grave, ya que puede conllevar la caída de los implantes dentales. Por eso, es fundamental que las personas que se han sometido a una cirugía implantológica tengan claras las pautas de cuidados e higiene que deben seguir.

Pero, además, es muy importante saber distinguir los signos que provoca la periimplantitis, con el objetivo de detectar la enfermedad lo antes posible. Y, por tanto, de iniciar un tratamiento rápido que evite su consecuencia más temida: la pérdida de los implantes.

¿Qué es la periimplantitis?

La periimplantitis es una enfermedad bucodental que puede afectar, únicamente, a las personas que llevan implantes dentales.

Esta patología provoca una infección que afecta a los tejidos que rodean el implante dental (encías y hueso). Estos tejidos son, en definitiva, los que actúan de soporte del implante.

Una infección lo que hace es producir daños en ellos y que, como última consecuencia, el implante se caiga.

¿Cómo se manifiesta una periimplantitis?

Los principales signos con los que se manifiesta una periimplantitis son los siguientes:

  • Enrojecimiento de las mucosas: la encía que se encuentra alrededor del implante comienza a adquirir un aspecto rojo y brillante.
  • Supuración: aparece pus alrededor del implante.
  • Sangrado durante el sondaje: el sondaje es un procedimiento realizado por un dentista o periodoncista. Para llevarlo a cabo, introduce una sonda periodontal entre la encía y el diente y evalúa el sangrado que produce. 
  • Bolsas periimplantarias de más de 6mm: al igual que en el caso anterior, el periodoncista utiliza una sonda para evaluar la profundidad del sarro que se encuentra en las bolsas periimplantarias.
  • Dolor a la percusión o al apretar los dientes: la percusión consiste en que el dentista golpee suavemente los dientes del paciente para valorar su reacción.
  • Pérdida ósea: mediante una radiografía panorámica, el odontólogo valora el daño que la periimplantitis ha producido en el hueso.
  • Movilidad del implante: el diente del paciente se mueve y da la sensación de que está “flojo”.

¿Por qué se produce la periimplantitis?

Las dos principales causas por las que se produce la periimplantitis son las siguientes:

Acumulación de placa bacteriana

Esta es, en general, la principal causa de la periimplantitis. Es decir, si el paciente no se cepilla lo suficiente los dientes, la placa bacteriana y el sarro comenzarán a hacer acto de presencia en sus dientes y encías. 

Por este motivo, la periimplantitis también es llamada, comúnmente, la “periodontitis de los implantes”, ya que el origen de ambas enfermedades es el mismo: la falta de higiene. La única diferencia es que una afecta a los dientes naturales de la persona y la otra a los implantes.

Sobrecarga oclusal

La sobrecarga oclusal hace referencia, en definitiva, al desgaste producido por la masticación. Es decir, a la hora de comer.

Esto puede producirse, fundamentalmente, en los pacientes que ejercen una fuerza excesiva durante la masticación. Como consecuencia de ello, se puede producir una microfractura en el implante.

Además, la sobrecarga oclusal también puede producirse en los casos en los que la colocación del implante no ha sido la correcta. 

Además de lo anterior, existen una serie de factores de riesgo que aumentan la probabilidad de experimentar una periimplantitis. Dichos factores son los siguientes:

  • Baja calidad ósea: cuando el paciente no tiene suficiente cantidad de hueso, los implantes dentales se fijan peor. Es decir, la osteointegración -proceso mediante el cual el implante se une al hueso- puede fallar.
  • Tabaco: el tabaquismo provoca, en general, una peor respuesta del paciente a los implantes (cicatrización más lenta tras la cirugía, peor osteointegración…). Pero, además, camufla los signos de la periimplantitis. Es decir, provoca vasoconstricción y que, por tanto, el paciente no experimente sangrado. 

Superficie del implante: el diseño del propio implante también puede ser un factor de riesgo para la aparición de la periimplantitis. Por ejemplo, el hecho de que la superficie del implante sea rugosa facilitará la acumulación de placa bacteriana.

periimplantitis

¿Cómo se cura la periimplantitis?

La periimplantitis es una enfermedad que, en último extremo, provoca la caída del implante. Por tanto, es fundamental tratar dicha patología en sus fases iniciales.

Antes de nada, conviene aclarar que cualquier tratamiento contra la periimplantitis tiene como primer objetivo detener el avance de las bacterias. 

Y, con ello, eliminar la infección y los daños que dichas bacterias están produciendo tanto en las encías como en el hueso. Para ello, el dentista pauta un tratamiento antibiótico.

Una vez hecho esto, el dentista determinará cómo debe continuar el tratamiento. Esta decisión se basa, fundamentalmente, en lo avanzada que se encuentre la enfermedad. Por este motivo, es esencial detectar y tratar la periimplantitis lo antes posible.

Dicho lo anterior, existen dos tipos de tratamientos contra la periimplantitis: no quirúrgico y quirúrgico.

Tratamiento no quirúrgico

El tratamiento no quirúrgico para curar la periimplantitis se compone de las siguientes fases:

  • Medicación antibiótica: el dentista prescribe un tratamiento antibiótico al paciente durante un número de días determinado. Esto le permite detener la infección y poder realizar el resto de procedimientos posteriores. 
  • Raspados y alisados radiculares (curetajes): mediante unos instrumentos denominados curetas, el periodoncista accede al interior de las encías del paciente y retira el sarro acumulado en ellas. 
  • Enjuagues bucodentales: algunas veces, el dentista recomienda al paciente usar durante unos días un enjuague bucal con clorhexidina, que tiene una acción antiséptica (contra las infecciones).

Tratamiento quirúrgico

Hay algunas ocasiones en las que el tratamiento quirúrgico no resulta suficiente para curar la periimplantitis. Esto se debe a que la enfermedad ha avanzado demasiado y requiere una respuesta más agresiva.

En estos casos, es necesario pautar un tratamiento quirúrgico. Es decir, por llevar a cabo una cirugía periodontal. Aunque existen distintos tipos de cirugías, todas tienen un mismo objetivo: poder acceder mejor al tejido infectado que se encuentra entre el diente y la encía para limpiarlo.

Por último, puede haber casos en los que, además de realizar una cirugía para retirar el sarro, también sea necesario recuperar la masa ósea perdida mediante un injerto de hueso.

Conclusiones

Hace unos años, la única manera de curar una periimplantitis era retirar el implante y volverlo a colocar. Afortunadamente, hoy en día es posible realizar tratamientos menos invasivos.

A pesar de ello, sigue siendo fundamental que los pacientes que llevan implantes dentales sean conscientes de la importancia de cuidarlos. 

Para ello, es fundamental cepillarse los dientes después de cada comida, acudir a las revisiones planificadas por su implantólogo y solicitar una visita con el dentista si detectan alguna de las señales de alarma que hemos mencionado.

Bibliografía

  • Schwarz F, Derks J, Monje A, Wang HL. Peri-implantitis. J Clin Periodontol. 2018 Jun;45 Suppl 20:S246-S266. doi: 10.1111/jcpe.12954. PMID: 29926484.
  • Uribe, Roberto, Peñarrocha, Miguel, Sanchis, Jose María, & García, Oscar. (2004). Periimplantitis marginal por sobrecarga oclusal: A propósito de un caso. Medicina Oral, Patología Oral y Cirugía Bucal (Ed. impresa), 9(2), 159-162. 
  • García-Calderón, M., Cabezas Talavero, J., Gallego Romero, D., & Torres Lagares, D.. (2004). Diagnóstico y tratamiento de las periimplantitis: Actualización en el diagnóstico clínico y en el tratamiento de las periimplantitis. Avances en Periodoncia e Implantología Oral, 16(1), 9-18. 
Dra. Nuria Obradors
Dra. Nuria Obradors

Cirujana e implantóloga

La Dra. Núria Obradors ejerce en las áreas de Cirugía Oral y Periodontal, Cirugía Implantológica y Rehabilitación Protésica en las clínicas Abaden.

Licenciada en Odontología | Universitat Internacional de Catalunya.

Residencia Clínica en Cirugía Maxilofacial | Tufts University School of Dental Medicine (Boston, MA, USA)

Residencia Clínica en Implantología Oral | Universitat Internacional de Catalunya (UIC)