900 102 969 (llamada gratuita)

¿Cómo tratar una caries rampante?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…

Es importante que si intuimos que a nuestro hijo se le está empezando a formar una caries, lo llevemos al especialista cuanto antes, ya que hemos comentado avanzan a gran velocidad. El odontólogo evaluará el grado de agresión en la pieza dental. Como ocurre con las caries de las piezas definitivas, si sólo ha afectado superficialmente, es decir el daño se encuentre únicamente en el esmalte dental, se realizará un empaste o reconstrucción.

Si, por el contrario, ha afectado al nervio del diente, se realizará una pulpectomía para eliminar la parte dañada del mismo y luego sellar los conductos con el fin de evitar extraer la pieza.

Las caries son, por lo general, el problema más común en las clínicas dentales, pueden afectar a personas de cualquier edad, incluso cuando aún se cuentan con dientes temporales (dientes de leche). Las lesiones cariosas en bebés son más comunes de lo que pensamos.

Recordemos que las caries es el nombre que reciben las lesiones de la estructura dental. Suelen provocarlas los restos de placa bacteriana que han quedado tras el cepillado, de modo que primero se daña el esmalte dental y si no se aplica un tratamiento a tiempo llega a dañar la dentina o en los casos más graves, el nervio dental.

Caries rampante, ¿qué es?

Una caries rampante, también conocida como caries de biberón, es la que ocurre en dientes de leche. Estas piezas temporales se tienen aproximadamente desde los 6 meses hasta 5 años.

Este tipo de caries suele ocurrir con mayor frecuencia en los incisivos superiores, aunque obviamente puede ocurrir en cualquier diente del niño. Se caracterizan por ser caries muy agresivas y cuya evolución y extensión avanza con gran rapidez, pudiendo significar la rotura del diente, partiéndose por la parte cervical o la pérdida total de la pieza.

Además, cuando a un bebé o niño se le forma una caries rampante es habitual que haya más de un diente implicado.

Otra característica importante de las caries rampantes es que no sólo afectan a los sitios donde se ha acumulado la placa bacteriana, como en la dentadura definitiva, sino que también en las partes más lisas de la pieza dental se daña la estructura del diente.

Causas de las caries rampantes

  • La falta de higiene dental o una higiene deficiente: es importante que los niños aprendan desde bien pequeños a cepillarse los dientes, una buena forma de crearles el hábito es haciéndolo como un juego.
  • La dieta basada en una alta ingesta de carbohidratos fermentables como son los lácteos o los azúcares. Además, es importante evitar seguir antiguas costumbres (que además hoy en día se ha demostrado que no son nada recomendables) como mojar el chupete en miel o anís, o que los bebés permanezcan dormidos con el biberón en la boca, ya que lo que ocurre es que los restos de leche se fermentan en la boca y atraen a las bacterias.

¿Se puede prevenir?

Hay que inculcar una rutina de higiene dental desde bien pequeños, vigilar el cepillado que sea correcto y no usar dentífrico antes de los 3 años. A los bebés se les deberá pasar una gasa con agua por las encías tras terminar de mamar o tomar el biberón.

A partir de los 6 meses se les puede enseñar a beber en vaso y dejar los biberones o vasos de aprendizaje.

Artículos Relacionados

Comentarios
Aún no hay comentarios para "¿Cómo tratar una caries rampante?"

Deja tu comentario

Los campos marcados con * son obligatorios. Gracias.

×

Lo que opinan nuestros pacientes


Estamos muy orgullosos de que los pacientes que tratamos compartan su satisfacción con nuestra clínica y nos recomiendan a sus familiares y amigos.
A continuación, puedes ver las valoraciones que han dejado en nuestras páginas de Facebook y Google