Reconstrucción dental: ¿cómo se hace y cuándo es necesaria?

Reconstrucción dental: ¿cómo se hace y cuándo es necesaria?
Índice 1.- ¿Qué es una reconstrucción dental?2.- ¿Cómo se hace una reconstrucción dental?2.1.- 1- Diagnóstico2.2.- 2- Toma de impresiones2.3.- 3- Anestesia local2.4.- 4- Limpieza del diente2.5.- 5- Colocación de la reconstrucción2.6.- 6- Adhesión y ajuste3.- Tipos de reconstrucciones dentales3.1.- Reconstrucción dental directa3.2.- Reconstrucción dental indirecta4.- ¿Cuándo es necesario reconstruir un diente?5.- ¿Cuánto tarda en hacerse una reconstrucción dental?6.- ¿La reconstrucción dental duele?7.- ¿Cuánto dura una reconstrucción dental?8.- ¿Qué diferencia hay entre un empaste y una reconstrucción?

La reconstrucción dental es uno de los tratamientos odontológicos más habituales. Esto se debe a que es un procedimiento que se lleva a cabo debido a dos circunstancias relativamente frecuentes: una caries profunda o un traumatismo.

Además, la reconstrucción dental ofrece una serie de ventajas a los pacientes. Entre otras cosas, es mucho más económica, rápida y sencilla que otros tratamientos dentales.

Por eso, en este artículo vamos a darte la información más importante acerca de la reconstrucción dental: cómo se hace, cuánto tiempo dura y en qué casos es necesario recurrir a ella.

¿Qué es una reconstrucción dental?

Una reconstrucción dental es un tratamiento que sirve para reparar dientes dañados o deteriorados. Se utiliza para sustituir una parte de la pieza dental, la cual está tan debilitada que no puede permanecer en la boca. Tras el tratamiento, el diente recupera la apariencia y funcionalidad perdidas.

Por tanto, el objetivo final de la reconstrucción dental es salvar un diente debilitado y evitar que se caiga o haya que extraerlo. Normalmente, se recurre a la reconstrucción ante grandes caries o traumatismos.

¿Cómo se hace una reconstrucción dental?

El proceso para realizar una reconstrucción dental puede variar en función de distintos factores, entre los que destacan la severidad y el daño sufridos por el diente. Aunque algunos pasos pueden variar, los principales son los siguientes:

1- Diagnóstico

El primer paso consiste en realizar un correcto diagnóstico del caso. Para ello, se lleva a cabo una exploración bucodental y se toman una serie de fotografías y radiografías. Además, se repasa el historial médico del paciente (condiciones de salud, tratamientos dentales previos…). Una vez realizado el estudio y diagnóstico inicial, se planifica el tratamiento.

2- Toma de impresiones

Si el daño sufrido por el diente es extenso y severo será necesario fabricar la reconstrucción en el laboratorio dental. En estos casos, en primer lugar se toman impresiones (medidas) de la boca para confeccionar la reconstrucción de manera personalizada.

Por su parte, las reconstrucciones más pequeñas se realizan directamente en la consulta del dentista, sin la ayuda externa del laboratorio.

3- Anestesia local

Sea cual sea el caso, el día que se hace la reconstrucción dental hay que administrar anestesia local al paciente para adormecer la zona de la boca en la que se va a trabajar. Con ello, se evita el dolor durante el procedimiento.

4- Limpieza del diente

A continuación, se retira el tejido dental afectado por la caries o el traumatismo. Por ejemplo, es habitual tener que eliminar la parte del diente que está infectada debido a la caries.

5- Colocación de la reconstrucción

Una vez limpiado el diente, el siguiente paso consiste en colocar directamente la reconstrucción. Dicha reconstrucción, con independencia de si ha sido confeccionada en el laboratorio o en la consulta del dentista, es de composite. Este material destaca por ser muy resistente y estético, ya que imita el color de los dientes del paciente.

6- Adhesión y ajuste

Posteriormente, la reconstrucción se polimeriza con una luz especial para que se seque y quede adherida al diente de manera permanente. El último paso consiste en realizar una prueba de mordida para comprobar que el paciente está cómodo con la reconstrucción. En el caso de que lo necesite, se realizan los ajustes necesarios y se da por concluido el tratamiento.

Normalmente, las reconstrucciones se hacen en dientes que presentan grandes caries o fracturas.

Tipos de reconstrucciones dentales

En función del daño sufrido por el diente, podemos distinguir dos tipos de reconstrucciones dentales:

Reconstrucción dental directa

La reconstrucción directa es aquella que se lleva a cabo en la clínica dental. Para hacerla, el dentista debe rellenar con composite la parte del diente que está dañada.

La reconstrucción dental directa está indicada para las lesiones más pequeñas. Por ello, lo más habitual es que se lleve a cabo en una sola sesión.

Reconstrucción dental indirecta

La reconstrucción dental indirecta es aquella que se lleva a cabo en un laboratorio. Para hacerla, el dentista debe tomar impresiones al paciente. De esa manera, obtiene las medidas del diente dañado.

Una vez hecho esto, el odontólogo envía las medidas al laboratorio. Con ello, los protésicos fabrican la reconstrucción de manera personalizada.

La reconstrucción dental indirecta está indicada para las lesiones más grandes. Es decir, cuando la superficie a reparar es mayor que en la reconstrucción directa.

Cuándo es necesario hacer una reconstrucción dental

¿Cuándo es necesario reconstruir un diente?

La reconstrucción dental se utiliza en las personas que han perdido parte de su tejido dental. El hecho de que a una persona le falte parte de la superficie de un diente puede deberse a dos causas, principalmente:

  • Caries: cuando un paciente presenta una caries es necesario eliminar la infección y retirar la parte del diente dañada. Este procedimiento puede llevarse a cabo mediante una obturación (empaste) o una endodoncia. Si la caries es muy profunda o está muy avanzada, será necesario retirar una gran parte del tejido dental, realizar una endodoncia y, posteriormente, hacer una reconstrucción.
  • Traumatismo: un golpe severo puede causar una fractura en un diente y que, por tanto, parte de dicha pieza dental se desprenda. En estos casos, también será necesario reconstruir el diente para que recupere su forma y tamaño original.

¿Cuánto tarda en hacerse una reconstrucción dental?

Como ya hemos indicado, existen dos tipos de reconstrucciones: directas e indirectas. Las reconstrucciones directas, que se llevan a cabo en la propia clínica dental y en una sola sesión, suelen tardar entre 50 y 60 minutos en hacerse.

Las reconstrucciones indirectas, que se confeccionan en el laboratorio, suelen requerir dos citas. La primera cita, en la que se toman las medidas de la boca del paciente, tiene una duración aproximada de 30 minutos. La segunda, en la que se coloca la reconstrucción, dura alrededor de 40 o 50 minutos.

¿La reconstrucción dental duele?

En general, podemos decir que la reconstrucción dental es un tratamiento que no duele. En primer lugar, porque se realiza bajo anestesia local, lo que evita que el paciente experimente dolor.

En segundo lugar, porque es un procedimiento relativamente sencillo y mínimamente invasivo. Esto hace que la recuperación del paciente sea rápida y que no interfiera, apenas, en sus actividades diarias.

Pide cita sin compromiso

¿Cuánto dura una reconstrucción dental?

La reconstrucción dental suele durar entre cinco y diez años, por lo que está pensada para ser un tratamiento a largo plazo.

Sin embargo, resulta complejo ofrecer una duración estimada de antemano. Esto se debe a que el tiempo que dura una reconstrucción dental depende, entre otras cosas, de los cuidados que mantenga el paciente (higiene bucodental, asistencia a revisiones…).

Por eso, si tienes dudas acerca de tu caso concreto, nuestra recomendación es que consultes con nuestro equipo de odontólogos.

¿Qué diferencia hay entre un empaste y una reconstrucción?

La principal diferencia entre una reconstrucción y un empaste reside en el grado de afección dental que presente la persona.

En líneas generales, podemos decir que los odontólogos recurren a la reconstrucción dental cuando necesitan reemplazar gran parte de la superficie del diente.

En cambio, el empaste se lleva a cabo en los casos en los que hay una menor superficie dental afectada.

Para concluir, se debe señalar que la reconstrucción dental no es solamente uno de los tratamientos más habituales que llevamos a cabo los odontólogos. Además, es uno de los más necesarios.

Esto se debe a que ayuda a reparar los dientes que están dañados. Por tanto, contribuye a mantenerlos en la boca durante más tiempo. Y es que, el hecho de no actuar ante una pieza dental debilitada aumenta considerablemente su deterioro. Si esto sucede, crecen las posibilidades de que se acabe cayendo o haya que extraerla.

Además, el hecho de no actuar de inmediato conlleva un gran riesgo: el de tener que realizar, en un futuro próximo, un tratamiento más complejo e invasivo para el paciente. Por ejemplo, la extracción del diente o muela y la posterior colocación de un implante.

Si, tras leer este artículo, tienes alguna duda más sobre la reconstrucción dental, te animamos a consultar con nuestro equipo de dentistas. Puedes pedir una primera consulta informativa en cualquiera de las clínicas dentales Abaden, situadas en distintos puntos de Cataluña.

Dra. Laura Obradors
Dra. Laura Obradors

Ortodoncista y especialista en Prótesis / Directora Médica en Abaden Dentistas

Licenciada en Odontología | Universitat Internacional de Catalunya.

Máster Damon | Clases impartidas por los Doctores Ramón Perera y Rafael García-Espejo

Máster Invisalign | Manuel Román Academy

Máster en Terapia Neural y Odontología Neurofocal | Universitat de Barcelona