El mercurio es una de las sustancias más tóxicas conocidas para el cuerpo humano y, sin embargo, mucha gente sigue llevando empastes de amalgama con mercurio en sus dientes.

Las amalgama normalmente se componen de 50% mercurio, 30% plata, y el 20% restante de otros metales. Estos empastes, además de antiestéticos (son de color metálico), producen vapor de mercurio en la boca, una concentración de al menos el doble de mercurio en sangre, de tres a seis veces más en la orina y otras concentraciones superiores en más partes del cuerpo que las personas sin amalgamas.

En Abaden recomendamos su extracción, pues hasta un nivel bajo de mercurio liberado constantemente en nuestro cuerpo puede dañar nuestro organismo causando fatiga, daños en la función mental o enfermedades crónicas.

Reemplazar las amalgamas

Los empastes con mercurios pueden reemplazarse por un odontólogo por empastes de composite. Estos empastes están compuestos de una resina muy biocompatible y son estéticos. Actualmente, son el método usado para empastar dientes tras retirar la caries dental.

 

Llama a nuestro asesor dental al 900 102 969 si quieres recibir más información sobre este u otros tratamientos.